Antiepilépticos, manejo perioperatorio

Preoperatorio

El tratamiento antiepiléptico debe mantenerse durante el período perioperatorio. Los fármacos antiepilépticos también se utilizan como tratamiento del dolor neuropático. Las implicaciones perioperatorias son similares a las de pacientes que reciben esta medicación como tratamiento anticonvulsivante.

El tratamiento crónico con antiepilépticos se puede asociar al desarrollo de alteraciones bioquímicas y anomalías hematológicas, por lo que se sugiere la realización de un hemograma y un estudio bioquímico preoperatorio, incluyendo la determinación de iones.

En el paciente bien controlado que se interviene en régimen ambulatorio no suele ser necesaria la comprobación rutinaria de niveles de anticonvulsivantes.

En pacientes que no pueden ingerir medicación por vía oral durante más de 24 horas se recomienda una determinación previa de niveles séricos de antiepilépticos. Si el paciente está tratado con un antiepiléptico para el que no se dispone de una formulación parenteral, se deberá considerar la conversión preoperatoria a otro fármaco que sí disponga de una presentación parenteral.

Intraoperatorio

Se debe tener en cuenta que los antiepilépticos aumentan el metabolismo de algunos fármacos anestésicos, especialmente los bloqueadores neuromusculares.

Postoperatorio

Después de la intervención, en pacientes que pueden tomar su medicación habitual, se administrará la pauta habitual.

En pacientes que deben permanecer en ayunas en el postoperatorio se debe administrar un tratamiento antiepiléptico por vía parenteral.

Advertencia: Este texto es un resumen con fines didácticos dirigido a estudiantes; sólo incluye aspectos generales. Para detalles, consultar fichas técnicas de cada fármaco. No debe ser utilizado por pacientes. No sustituye la recomendación por un médico especialista.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.