Preanestesia: manjo de la medicación habitual

Es importante comprobar todos los fármacos que toma el paciente habitualmente. Se deberá concretar la dosis y los intervalos de administración de todos las fármacos y productos de herbolario.

A continuación se debe definir que fármacos se mantienen y que fármacos se suspenden asi como el momento en el que deben ser suspendidos determinados fármacos.

En general se mantienen la mayoría de los antihipertensivos, los antiepilépticos,la mayoría de los tratamientos para patologías psiquiátricas, los antiarrítmicos y los antianginosos.

Suelen interrumpirse los anticoagulantes, algunos antiagregantes en función de la patología asociada así como los antidiabéticos orales.

No obstante, la el manejo perioperatorio de la medicación crónica puede requerir un manejo individualizado en función de las comorbilidades del paciente. Especialmente en pacientes con mal control de su patología de base la interrupción de su tratamiento habitual aumenta el riesgo de descompensación y con ello la morbimortalidad intra- y postoperatoria.

Preanestesia: revisión de la historia previa

Antes de iniciar la entrevista con el paciente es útil revisar su historia previa. Buscaremos información sobre antecedentes de intolerancias o alergias previas a fármacos o a otras sustancias que pueden tener relación con el acto anestésico o quirúrgico. También identificaremos posibles hábitos tóxicos actuales o previos entre los que destacamos el consumo de tabaco, alcohol o drogas asi como complicaciones relacionadas o las secuelas de estos hábitos.

También comprobaremos comorbilidades asociadas y los fármacos que requiere el paciente para su control. Es importante averiguar la gravedad de las comorbilidades, los ingresos asociados a complicaciones y el grado de control actual. Esta información nos ayudará a decidir si el paciente requiere pruebas complementarias adicionales y una valoración más exhaustiva por un especialista.

Buscaremos adicionalemente información sobre intervenciones previas, anestesias realizadas, tolerancia a dichas anestesias y posibles complicaciones perioperatorias.

Todos estos datos deben comprobarse y confirmarse durante la entrevista con el paciente.

MINICURSO: Introducción a la evaluación preoperatoria

Preoperatorio: objetivos de la evaluación

La evaluación preoperatoria es una parte fundamental del acto anestésico. Contribuye a disminuir la ansiedad del paciente, mejora su información sobre el periodo perioperatorio y disminuye el riesgo de complicaciones tanto intra. como postoperatorias.

Durante la evaluacion preoperatoria:

  1. Se establece la relación entre el paciente y el anestesiólogo
  2. Se identifican los hábitos tóxicos y las alergias del paciente
  3. Se define su capacidad funcional y con ello indirectamente su capacidad para tolerar el estrés perioperatorio
  4. Se comprueban las comorbilidades del paciente y su gravedad, los fármacos que se requieren para su control y se establece el manejo perioperatorio a dicho tratamiento.
  5. Se decide si el paciente se encuentra en un estado óptimo de control en cuanto a sus comorbilidades y se determina si requiere una optimización por parte de su médico de atención primaria o sus especialistas.
  6. Se valoran y explican las opciones anestésicas para la intervención programada.
  7. Se obtiene el consentimiento informado del paciente
  8. Se realizan recomendaciones en cuanto a la premedicación la noche antes y la mañana de la intervención.

Minicurso: introducción a la evaluación preanestésica