Preanestesia: manjo de la medicación habitual

Es importante comprobar todos los fármacos que toma el paciente habitualmente. Se deberá concretar la dosis y los intervalos de administración de todos las fármacos y productos de herbolario.

A continuación se debe definir que fármacos se mantienen y que fármacos se suspenden asi como el momento en el que deben ser suspendidos determinados fármacos.

En general se mantienen la mayoría de los antihipertensivos, los antiepilépticos,la mayoría de los tratamientos para patologías psiquiátricas, los antiarrítmicos y los antianginosos.

Suelen interrumpirse los anticoagulantes, algunos antiagregantes en función de la patología asociada así como los antidiabéticos orales.

No obstante, la el manejo perioperatorio de la medicación crónica puede requerir un manejo individualizado en función de las comorbilidades del paciente. Especialmente en pacientes con mal control de su patología de base la interrupción de su tratamiento habitual aumenta el riesgo de descompensación y con ello la morbimortalidad intra- y postoperatoria.

Preanestesia: revisión de la historia previa

Antes de iniciar la entrevista con el paciente es útil revisar su historia previa. Buscaremos información sobre antecedentes de intolerancias o alergias previas a fármacos o a otras sustancias que pueden tener relación con el acto anestésico o quirúrgico. También identificaremos posibles hábitos tóxicos actuales o previos entre los que destacamos el consumo de tabaco, alcohol o drogas asi como complicaciones relacionadas o las secuelas de estos hábitos.

También comprobaremos comorbilidades asociadas y los fármacos que requiere el paciente para su control. Es importante averiguar la gravedad de las comorbilidades, los ingresos asociados a complicaciones y el grado de control actual. Esta información nos ayudará a decidir si el paciente requiere pruebas complementarias adicionales y una valoración más exhaustiva por un especialista.

Buscaremos adicionalemente información sobre intervenciones previas, anestesias realizadas, tolerancia a dichas anestesias y posibles complicaciones perioperatorias.

Todos estos datos deben comprobarse y confirmarse durante la entrevista con el paciente.

MINICURSO: Introducción a la evaluación preoperatoria

Preoperatorio: objetivos de la evaluación

La evaluación preoperatoria es una parte fundamental del acto anestésico. Contribuye a disminuir la ansiedad del paciente, mejora su información sobre el periodo perioperatorio y disminuye el riesgo de complicaciones tanto intra. como postoperatorias.

Durante la evaluacion preoperatoria:

  1. Se establece la relación entre el paciente y el anestesiólogo
  2. Se identifican los hábitos tóxicos y las alergias del paciente
  3. Se define su capacidad funcional y con ello indirectamente su capacidad para tolerar el estrés perioperatorio
  4. Se comprueban las comorbilidades del paciente y su gravedad, los fármacos que se requieren para su control y se establece el manejo perioperatorio a dicho tratamiento.
  5. Se decide si el paciente se encuentra en un estado óptimo de control en cuanto a sus comorbilidades y se determina si requiere una optimización por parte de su médico de atención primaria o sus especialistas.
  6. Se valoran y explican las opciones anestésicas para la intervención programada.
  7. Se obtiene el consentimiento informado del paciente
  8. Se realizan recomendaciones en cuanto a la premedicación la noche antes y la mañana de la intervención.

Minicurso: introducción a la evaluación preanestésica

NUTRIC

NUTRIC (Nutrition Risk in the Critically Ill) es una escala desarrollada y validada en el año 2011 para la evaluación del riesgo nutricional específicamente en pacientes críticos.

Incluye seis variables: edad, Acute Physiology and Chronic Health Evaluation (APACHE II), Sequential Organ Failure Assessment (SOFA), número de días de hospitalización previos al ingreso en una Unidad de Críticos, comorbilidades y niveles de interleucina- 6 (IL-6). En versiones posteriores a la inicial se ha sustituido la interleucina 6 por la PCR (proteína C reactiva) o se ha eliminado dicha variable de la escala.

Ver pregunta

Lectura recomendada / bibliografía

Heyland DK, Dhaliwal R, Jiang X, Day AG. Identifying critically ill patients who benefit the most from nutrition therapy: the development and initial validation of a novel risk assessment tool. Crit Care 2011;15:R268.

Propofol: farmacocinética

Propofol: farmacocinética

  • Entre neonatos nacidos a término y prematuros se aprecia una gran variabilidad en el aclaramiento de propofol; posterior al parto se observa una maduración rápida del aclaramiento en la etapa neonatal
  • Los niños menores de 3 años tienen un volumen mayor del compartimento central y un aclaramiento sistémico mayor que los niños mayores de 3 años y los adultos, por lo que van a necesitar una dosis más alta.
  • En mujeres hay un mayor volumen de distribución y tasas más elevadas de aclaramiento; en cambio, la semivida de eliminación es igual en ambos sexos
  • En pacientes ancianos se registra una tasa más baja de aclaramiento, con un volumen inferior del compartimento central. Los pacientes de este grupo de edad requieren una dosis considerablemente inferior en comparación a un adulto joven (aprox. un 50%) para alcanzar el mismo grado de sedación o hipnosis
  • El paciente con patología hepática tiene un volumen mayor del compartimento central. En este paciente el aclaramiento no se modifica, la semivida de eliminación se prolonga ligeramente, al igual que el tiempo de recuperación. No obstante, el paciente con hepatopatía no requiere un ajuste de dosis en la práctica clínica, ya que se compensa la repercusión de la afectación hepática por el aclaramiento extrahepático.

La respuesta a la pregunta es la (b)


Lectura recomendada

  1. Wasnick J: Morgan and Mikhail’s Clinical Anesthesiology, 6th edition. McGraw-Hill Education 2018
  2. Miller RD, Eriksson LI, Fleisher LA, et al. Miller Anestesía – Elsevier, 8ª Edición

Temas

Manejo de la vía aérea

Paciente con patología cardiovascular

Paciente con patología pulmonar

Paciente con patología neuromuscular y esquelética

Paciente con patología renal

Paciente con patología endocrinológica

Paciente con patología hepática

Paciente con patología hematológica

Paciente geriátrico

La paciente embarazada

Paciente con patología psiquátrica

Paciente obeso

Riesgo anestésico y seguridad del paciente

Monitorización cardiovascular

Monitorización respiratoria

Monitorización neurológica

Anestésicos inhalatorios

Anestésicos hipnóticos intravenosos

Opioides

Relajantes musculares

Anestésicos locales

Anestesia neuroaxial

Anestesia regional de MMSS

Anestesia regional de MMII

Complicaciones intraoperatorias de la anestesia

Anestesia para neurocirugía

Anestesia para cirugía cardiaca del adulto

Anestesia en el paciente con cardiopatía congénita

Anestesia y cirugía torácica

Anestesia para cirugía vascular

Anestesia para cirugía gastrointestinal

Anestesia para cirugía hepática

Anestesia y trasplantes

Anestesia de la cirugía endocinológica

Anestesia para cirugía urológica

Anestesia obstétrica

Anestesia del neonato

Anestesia pediátrica

Anestesia en cirugía ortopédica

Anestesia y oftalmología

Anestesia para cirugía ORL

Anestesia para CMA

El paciente quemado

El paciente politraumatizado

Reanimación cardiopulmonar avanzada

Ventilación mecánica

Sangrado y transfusión de hemoderivados

Hipertermia maligna

Reacción anafiláctica y anestesia

Hipotermia y termoregulación

Dolor agudo

Dolor crónico